Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
Vicente Cánovas, de FABERIN: "Las 'startups' necesitan más capital riesgo y fondos de inversión"

Vicente Cánovas, de FABERIN: "Las 'startups' necesitan más capital riesgo y fondos de inversión"

La plataforma digital creada en Murcia incorporará el 'blockchain' a su red de diseñadores internacionales y artesanos locales

Una lámpara minimalista con un hombrecito sentado en la cima iluminó desde el principio la visión del economista Vicente Cánovas. Ha sido el diseño más emblemático de FABERIN, la primera plataforma digital que conecta a diseñadores de varios países con una red de fabricantes y artesanos locales. Esta luminaria llamada 'LoneLamp', firmada por Javier Mañas, profesor de la Escuela Superior de Diseño de Murcia y autor de productos que se venden en más de 40 países, es uno de los aceleradores de Faberin y resume la mayor parte de sus valores: se fabrica con tecnología de impresión 3D de alta calidad con termoplásticos biodegradables y emplea una fuente de luz de bajo consumo. El diseñador destina 5 euros de cada unidad a la ONG Proactiva Open Arms, dedicada a rescatar a refugiados en el Mediterráneo, a los que representa el hombrecillo 'Lone' que habitará en el salón del comprador. "No le podemos tener más cariño al producto y al diseñador", afirma Cánovas, CEO y cofundador de Faberin, esa "idea loca" que decidieron poner en marcha en Murcia "para generar valor en la Región".

En menos de dos años han creado una plataforma digital única hasta ahora en el mundo, destinada a convertirse en modelo de consumo de un futuro forzosamente más sostenible. Su sistema de fabricación a demanda permite emplear los recursos precisos, sin despilfarro de materias primas ni energía, y fomenta las economías locales a través de los talleres de cercanía, que además reducen la huella de carbono del producto al ahorrar costes de transporte. "Un producto de un diseñador italiano se puede fabricar en un taller de cualquier ciudad o pueblo del mundo más cercano al cliente que ha hecho el pedido", explica Cánovas. "No hay nada parecido en el mundo", afirma el economista. Junto a dos ingenieros ha tejido esta red que facilita la innovación y el aprendizaje continuos. No todo ha sido un camino asfaltado, aunque les favorece la tendencia positiva de consumo de mobiliario y complementos del hogar. El observatorio Cetelem, de la entidad BNP Paribas, confirma este sector como el de mayor aumento en el gasto de los españoles, un 19% en 2019. El gusto por las nuevas tendencias de interiorismo, que tienen su mejor escaparate en las redes sociales, refuerza el potencial de la novedosa plataforma de sello murciano.

¿Cómo surgió la idea de Faberin para unir a diseñadores, artesanos y consumidores?

Venimos del mundo industrial, de la fabricación de mobiliario, y vimos que la tecnología estaba distancianto estos sectores, y eso iba a llegar también al consumidor. Pensamos en construir esa red de encuentro.

¿El modelo Faberin va a 'rescatar' la tradición artesana frente a la homogeneidad de las grandes cadenas de fabricación?

MacLuhan vaticinó que el artesano volvería a estar en el escaparate. Y va a volver a la Gran Vía, pero tiene que dominar la tecnología, perderle el miedo, cambiar la mentalidad y sumar formación. Por ejemplo, la comunidad de 'makers' en Estados Unidos es muy grande. Los 'fab labs' comenzaron allí en 2001, y su número se está doblando cada año y medio. Esa fabricación deslocalizada se va a encontrar con una producción masiva en los próximos años.

Pero este modelo evita la superproducción y el derroche de materias primas, ¿no hay riesgos?

Nuestro modelo impacta en los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU sobre fabricación responsable. El riesgo que asumimos es nuestra propia supervivencia, sobrepasar 'el valle de la muerte' de las 'startups', y para eso vamos a necesitar demostrar que somos un modelo sostenible y captar capital.

¿Cómo han resuelto hasta ahora la financiación del proyecto?

Con las tres 'efes': 'family, friends and fools'. Sabíamos que sería complicado.

Según su experiencia, ¿con qué tropiezan los emprendedores a la hora de financiar sus proyectos?

Por una parte, falta capacidad para demostrar la viabilidad de los proyectos. Si demuestras la rentabilidad, el capital aparece, pero hace falta más 'venture capital' y más fondos de inversión para apoyar a las 'startups'. El capital privado tiene que arriesgar más e implicarse más, porque si no se impulsa este tejido innovador, los proyectos mueren y también dejan de venir a la Región. Se pueden ir a Valencia o Madrid. Y esos proyectos arrastran talento, mano de obra cualificada y crean ecosistemas de emprendedores. A poco que exploremos, no hay estadística de ronda de capital. Es una deficiencia que hay que resolver y saltar ya del capital semilla.

¿No han acudido a las líneas de ayudas públicas?

Estamos en trámite. Hemos dado el paso al ver que ya tenemos un modelo maduro para que el dinero sea aplicado con la mayor eficiencia.

¿Son buenos tiempos para el diseño original y la fabricación exclusiva?

Sí, son buenos tiempos. Ya cuando empezamos hace dos años, vimos una corriente de consumo responsable que nos pone en el centro de la diana. Nos posiciona con un consumidor que se identifica con nosotros, un consumidor al que le preocupa el entorno, el medio ambiente y la sociedad. Esa corriente va a ser imparable. La empresa que no contemple el medio ambiente y la responsabilidad social se verá penalizada.

Cuentan ya con 478 fabricantes y los 617 diseñadores, ¿qué parte de ese talento ha hallado en la Región?

Un 10% en ambos apartados, pero como la cifra sigue creciento fuerte fuera, pues se va reduciendo el porcentaje. El recibimiento que tuvo Faberin en Murcia fue brutal, con un gran apoyo por la Escuela de Diseño, por los artesanos, por el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Murcia, por el INFO.

Tras su recorrido por el sector artesano y el de diseño de la Región, ¿qué diagnóstico hace?

Al principio empezamos a llamar a puertas, con muchas aventuras y muchos viajes. Los diseñadores 'supertop' nos decían que cuando tuviéramos algo que volviésemos. La experiencia con los artesanos fue curiosa. En los talleres digitalizados tuvimos una buena acogida, y contamos con el mejor 'fab lab' de España, que está en San Pedro del Pinatar. Hemos encontrado muchos perfiles de gente proactiva, pero son casos aislados. En el sector artesano falta un proceso de digitalización muy potente.

El formato Faberin podría facilitar una especie de diseño de 'código abierto', ¿cómo protegen los derechos de sus diseñadores?

Lo primero que hicimos fue crear un circuito legal con un especialista de protección de patentes y marcas. El diseñador recibe un documento de protección a tres años frente a terceros. Le vemos potencialidad a la fabricación digital que llega a través de un fichero, pero ahora estamos trabajando en implantar el 'blockchain', que acabaría de un plumazo con cualquier recelo. Este paso impactaría de forma exponencial en la consolidación de Faberin, ya que el diseñador top, que aún no viene, accedería con nosotros a una red de fabricación mundial en la que, cada vez que se ejecute su fichero, tiene la seguridad de que cobra unos royalties, y de que el producto se realizará de forma fidedigna a su diseño original. Será la transformación absoluta.

¿La expansión de la tecnología y el aumento de las escuelas de diseño van a consolidar el sector?

Se está produciendo una explosión con la incorporación de herramientas de diseño, lo que facilita una bajada en la barrera del diseño. Cada vez son más los que se incorporan al diseño, y también afloran las escuelas, lo que hace que el aprecio por el diseño sea cada vez mayor. Steve Jobs ya lo vaticinó, que el diseño será imprescindible en cualquier negocio. También va muy asociado al crecimiento de la renta. Nosotros somos evangelizadores y vemos que va calando. La gente empieza a buscar distinción y objetos distintos frente a la homogeneización de los algoritmos de la Inteligencia Artificial, que acaba por hacer que todo se parezca mucho. Será el público el que decida.

Además de la lámpara 'LoneLamp', ¿qué otros diseños les han sorprendido más por su resultado comercial?

Nos sorprendió el jarrón 'Soul 4.0' del arquitecto Francisco José Gómez, del Fab Lab de San Pedro del Pinatar, diseñado y fabricado por él con impresión 3D. Y también las piezas del taller de Piñero, de Alcoy (Alicante), que realiza piezas de vajilla experimental para restaurantes con estrellas Michelín, como Ferrán Adriá o David Muñoz.

 

GLOSARIO

Venture capital o capital riesgo: Tipo de operación financiera, por el cual una entidad privada aporta capital a un proyecto o 'startup' con elevado potencial de crecimiento y un determinado nivel de riesgo, a cambio de intervenir en el negocio, por ejemplo ocupando un puesto en el consejo de administración o adquiriendo derecho a voto en las asambleas.

Startup: Es una empresa emergente con un alto componente tecnológico y grandes posibilidades de crecimiento.

Blockchain: Tecnología para la transferencia de datos digitales de forma segura y sin intermediarios.

Fab Lab: Taller de fabricación digital de uso personal o local para hacer prototipos y desarrollar ideas mediante herramientas tecnológicas.

Fabricación aditiva: o fabricación por adición, es un nuevo concepto de producción a través del cual el material (plástico o metal) es depositado capa a capa de manera controlada allí donde es necesario. Con esta técnica, que comúnmente se conoce como impresión 3d, se producen formas geométricas personalizadas según las necesidades de cada sector.

 

LE PUEDE INTERESAR SABER MÁS SOBRE...

ADITIVA 4.0: Plazo de inscripción abierto para Aditiva 4.0. II Congreso Nacional sobre Fabricación Aditiva. Inscripción gratuita hasta completar aforo.

Web FABERIN

El Fab Lab más tecnificado de la Región apuesta por "la fabricación a demanda y el impulso a la economía local"