Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
Ezequiel Sánchez: 'Las compañías que más innovan son las que mejor conectan con el consumidor'

Ezequiel Sánchez: 'Las compañías que más innovan son las que mejor conectan con el consumidor'

El programa SPARK UP, organizado por el INFO y la Fundación Isaac Peral, cuenta con el profesor, empresario e inversor para fomentar la transformación digital entre los directivos de empresas murcianas

Decir que el profesor Ezequiel Sánchez, consultor empresarial y experto en innovación, ha dado el salto al espacio no sería una exageración. Como presidente de la empresa de transporte espacial PDL Space, prepara para el último trimestre de 2022 el lanzamiento del primer cohete espacial privado español.

Con Binomio Ventures se ocupa en un desafío no menos interesante, el de acelerar el crecimiento de empresas innovadoras. El consultor ha sido uno de los ponentes en el programa SPARK UP, organizado por el INFO y la Fundación Isaac Peral, para potenciar la transformación en el tejido empresarial de la Región.

Ha coordinado el libro 'El CEO digital' en el que aborda el proceso de cambio digital para un directivo que se enfrenta a la necesaria digitalización. Está convencido de que "ahora sale más caro que nunca no innovar". En esta charla habla sobre cómo el espacio nos dará la conexión necesaria para la gran ola de digitalización mundial, sobre financiación, determinación y talento.

LA EMPRESA QUE MIRA A LO MÁS ALTO

¿Cómo se interesó por el sector espacial?

Hace casi tres años, los dos fundadores de la compañía, Raúl Torres y Raúl Verdú, ven cómo crece el negocio y la velocidad a la que avanza, y me plantean que ayude a anticipar el crecimiento, a trabajar en las que tendrá la industria. Estaban en pleno proceso de diseño de la innovación tecnológica. Hay que tener en cuenta que se tarda casi una década en desarrollar las tecnologías y ahora estamos en el momento de la integración. Han sido dos años de mucho avance. Y siempre digo que si es complicado desarrollar la tecnología, lo es casi más financiarla.

En el acceso al espacio hay muchas necesidades. En concreto, PDL Space ha fabricado la primera unidad de vuelo y está previsto que vuele en el último trimestre de 2022. Es el reto: ser capaz de transportar satélites con una funciones específicas a unas órbitas concretas que nos piden los clientes. Nos lo dan en la superficie de la tierra y hay que llevarlo a unos 400 o 500 kilómetros para poder prestar determinados servicios. Hacer ese despliegue de infraestructura espacial.

¿Este desarrollo del sector espacial es otra carrera espacial como la que se desencadenó a mitad del siglo XX? ¿En el fondo, tiene el objetivo de proporcionarnos la banda ancha suficiente que permita la gran digitalización que estamos generando?

Sí, los clientes de PDL Space son compañías que desarrollan aplicaciones específicas. Para usar Google Maps necesitas de alguien que te dé el servicio, desarrolle el software y conecte con unos datos en tiempo real, lo que requiere infraestructura espacial. Las empresas que desarrollan esos satélites son nuestros clientes, pues desplegamos su infraestructura que tiene diversas aplicaciones, principalmente la observación de la tierra para finalidades diversas, como localizarte, controlar la evolución del volcán de La Palma, vigilar las emisiones de CO2, la expansión de la agricultura. También se da mucho para conocer la meteorología, pero cada vez más para la transmisión de datos. Si ves un partido de tenis, tienes datos con infraestructura espacial. Si haces transacciones de bolsa, está validándose con tecnología espacial. Queremos menos latencia -el tiempo que tarda en transmitir la red- y más cobertura, por eso se opta por estructuras espaciales.

Para toda la tecnificación que estamos impulsando, necesitaremos llenar el espacio de antenas.

Las constelaciones se están desarrollando y ya algunas hablan de decenas de miles de satélites para poder dar cobertura con unas conexiones que permitan dar internet en cualquier sitio. Es algo que hay que ver, porque no todas las constelaciones previstas se desplegarán, pero sí, esa es la idea.

¿Qué aporta la innovación de PLD Space con este primer cohete espacial privado?

Es un cohete reutilizable. Hay empresas con programas espaciales de las agencias nacionales que dan soporte, pero esta compañía ofrece poder llegar a unas órbitas concretas a un precio específico. Aportamos seguridad y un precio adecuado.

Solo hay 11 países que tienen acceso al espacio actualmente. Y hay mucha gente que quiere participar, pero el reto es volar de forma segura con unos precios competitivos, que es a lo que está orientada la empresa.

¿En España hay muchas empresas inmersas en esta carrera espacial?

Hay muchos proyectos en el mundo. Es una visión internacional. Hay 200 proyectos en distintos puntos de madurez. En Europa hay dos o tres compañías a un nivel similar al nuestro, pero en España, no. Es un mercado que va a estar muy competido.

"LAS VENTANAS DE OPORTUNIDAD SE CIERRAN RÁPIDO"

Hablando de innovar, ¿es partidario de tomar siempre la iniciativa o es un error ser el primero en cualquier campo?

Estoy convencidísimo. La innovación se ha convertido en el medio de conexión con el consumidor. Si hace unos años era el marketing, ahora el consumidor espera que le sorprendamos. Tenemos una sobreabundancia, y la innovación se ha convertido en un canal de comunicación.

Las compañías que más están innovando son las que mejor conectan con los consumidores. Si siempre ha tenido un coste no innovar, ahora es mayor. Ahora sale más caro que nunca no innovar.

Hay quien teme ser el primero porque otro puede aprovechar tu innovación y disrumpir a partir de tu intento. Eric Teller, el líder del área de proyectos futuristas de X, laboratorio investigador de Google, habla de "la inesperada ventaja de celebrar el fracaso". El cofundador de Indexa Capital, François Derbaix, advierte de que "ser el primero te llevará al fracaso".

Ser pionero tiene ciertas desventajas pero las ventanas de oportunidad se cierran muy rápido. Puedes creer que eres el primero pero en realidad estás siendo el 'fast follower' -compañías especialmente ágiles en utilizar las nuevas ideas de otras empresas- de alguien porque enseguida te aparece alguien que ni siquiera conocías y no tenías en el radar y resulta que lo hace mejor que tú. Ahora te aparecen en mejores condiciones. Puedes tomar ese rol, pero si esperas puede ser demasiado tarde. Más que una decisión se convierte en una consecuencia, porque alguien corre y ya no eres el líder.

¿Qué aconseja a los emprendedores innovadores, que miren hacia arriba o que mantengan los pies en la tierra?

La cabeza en las estrellas y los pies en la tierra. La ambición es muy importante. Si tienes esa visión de hacia dónde quieres ir y qué quieres cambiar, esas personas con determinación por cambiar una determinada industria, es algo muy potente para el emprendedor y para el equipo, para retener el talento. Es probablemente lo más difícil. En lo que más hay que innovar hoy es en conseguir el equipo adecuado para lograr los objetivos. Ahí, tener una buena ambición de transformación es muy relevante.

¿Cómo impulsar la innovación en esa parte del empresariado aferrada a los métodos tradicionales?

Cada vez es más importante conectar tejido nuevo con tejido existente. Las empresas tradicionales están más receptivas que nunca porque están viendo esos mecanismos de innovación y su capacidad de crear nuevos proyectos y conectarlos. Y eso hay que dinamizarlo más. El esfuerzo regional que se está haciendo por conectar esos tejidos es muy necesario porque muchas empresas tradicionales tienen recursos ociosos que pueden aplicar y tienen a su favor un conocimiento de la industria y del sector. Mientras que los nuevos apenas conocen la industria y carecen de recursos, pero encuentran el camino. Es cuestión de dedicarle tiempo. Si la empresa tradicional se pone a buscar la innovación puede encontrar empresas y hacer proyectos juntos.

¿Se refiere a fomentar la colaboración entre empresas?

Sí, la colaboración, la hibridación o la cocreación. Todas estas nuevas formas de entender la nueva creación de productos, que requieren la intervención de terceras partes. Y en eso antes éramos más autónomos y ahora hay más interdependencia.

"LOS BUENOS PROYECTOS ENCUENTRAN FINANCIACIÓN"

¿Aplicar ideas disruptivas y verdaderamente transformadoras está solo al alcance de las grandes compañías, que cuentan con financiación suficiente?

Ahora hay un flujo de recursos abundante en el mercado, por lo que buenos proyectos se pueden financiar y de una manera razonablemente rápida. Y creo que está disponible tanto para el tejido nuevo como para el existente.

No solo las 'startups' acceden a fondos de inversión para desarrollar nuevas ideas, sino también para empresas ya establecidas. Es cierto que hay veces que les cuesta más y recurren a otros métodos. Recurren a financiación bancaria, porque tal vez no quieren socios.

La financiación se ve hoy como un cuello de botella y efectivamente lo es. Financiar procesos industriales no es sencillo. Hay mucho capital dedicado a proyectos digitales o biotecnología, pero para procesos industriales no hay demasiado capital. Y ahí puedes encontrarte algunas limitaciones, pero están surgiendo algunos fondos industriales en Europa, incluso con apoyo institucional de la Comisión Europea, y es interesante para cubrir algunas lagunas.

¿Cómo observa que está afectando la cadena de crisis, desde la sanitaria a la bélica, en el desarrollo de los proyectos innovadores?

En las empresas estamos en mitad de un proceso de cambio muy radical y estamos adaptándonos. Generalizar no solo es injusto, sino también poco certero porque hay gente a la que le está yendo muy bien, que ven cómo sus competidores se caen y ellos crecen en cuota. Es cierto que antes lo difícil era vender las cosas y ahora lo difícil es producirlas y servirlas, pero porque hay demanda de determinados productos.

No hay términos medios. Hay a quien le va muy bien y a quien le va muy mal.

¿Y en cuanto a la financiación? ¿Cree que se retraerán los inversores?

Va a haber dinero que tendrá que emerger hacia proyectos. Con la inflación que hay, el dinero tenderá a ir a tasas de rendimiento superiores para no perder dinero. Hoy, los fondos que tenían previsto invertir lo están haciendo y, en el futuro, si no hay una escalada bélica mayor en el tiempo, no se cerrarán los mercados, pero no sabemos cómo evolucionará. A día de hoy creo que no afecta en las inversiones. Los inversores están abiertos a recibir proyectos.

Con Binomio, realiza estudios de estrategia empresarial y se implica como business angel en startups, ¿qué tipo de innovaciones le seducen más a la hora de seleccionar proyectos? ¿en qué sectores le interesa más invertir?

Tanto en acompañamiento estratégico y proyectos que ya existen, que necesitan acompañamiento para crecer y escalar o precisan un proceso de transformación digital o sucesión familiar o entrada de un socio de capital riesgo, lo que busco es que sean industrias donde estén pasando cosas interesantes, donde haya cambios interesantes y oportunidades de crear valor, de reconvertir los elementos de una cadena de valor de forma distinta y hacer un planteamiento estratégico.

Si son mercados deprimidos o muy centrados en una productividad de eficiencia, me gusta menos. Prefiero donde hay oportunidades de innovar o proveer una oferta distinta, cambiar un poco las reglas del juego. Y esto me pasa tanto en el área de acompañamiento como en inversión. Hay proyectos en los que invierto y también en acuerdos de participación en la compañía. Me gusta que sea en sectores donde pasen cosas, que a día de hoy son muchas, porque hay tecnología o nuevos 'players' o porque el modelo de negocio está cambiando.

¿No tiene sectores temáticos preferidos o donde vea mayor potencial de escalabilidad o beneficio social?

Muchas veces, vas trabajando y te vas encariñando con las oportunidades más que como un modelo específico.

Además de buenas ideas, ¿qué tiene que tener el emprendedor de hoy?

La resiliencia, esa capacidad de recuperarse, o más bien la determinación de perseguir un objetivo y no desfallecer, porque oportunidades para poder dejarlo hay un montón, pero los ganadores son los que han ido superando esos obstáculos. Ese trabajo duro es clave. Y concentrarse en lo esencial.

A la hora de conocer un proyecto, ¿qué le engancha más, el equipo, la idea, la innovación?

Que el mercado me guste y vea que hay oportunidades. El entusiasmo que me transmita el equipo, que hagan que me crea ese mercado y que tengan las capacidades suficientes para desarrollar esa estrategia, porque a veces se tiene un sueño pero no la capacidad y eso deriva en frustración. Que vea un camino, aunque sea con dificultades.

LAS FORTALEZAS DE LA REGIÓN

¿Tiene empresas tuteladas o donde haya invertido en la Región?

Sí. Algunas que evolucionan bien. Me gusta mucho Vegaffinity, una comunidad vegana que ha desarrollado marca propia en desarrollo de producto y que está creciendo en el sector de la alimentación. Es un activo en la Región y va a ser un mercado creciente.

En Spark Up hablaba de transformación digital, ¿qué recomendó a los participantes?

Lo digital es el apellido, pero lo importante es el sustantivo, transformar, que es alinear los factores para tener una visión y poner el foco en los temas relevantes. Cómo cambian las empresas y adecúan los recursos a sus necesidades es de lo que se trata para adaptarnos a la nueva realidad, a un paradigma que cambia.

¿Qué valoración hace del ecosistema emprendedor de la Región?

Hay masa crítica suficiente. Hay servicios, emprendedores, y los elementos suficientes para avanzar. Es muy prometedor.

¿Qué cree que necesita la Región para competir al nivel de otros nodos de emprendimiento?

Hay necesidad de acelerar, a todos les gustaría ir más rápido, pero es importante tener elementos de éxito, que generan alrededor spin offs, nuevas inversiones, talento cualificado. Tener empresas que sean activos relevantes que desarrollan alrededor nuevas capacidades. Y en Murcia hay en varios sectores de interés, como los videojuegos o el solar.

¿De la experiencia valenciana qué podemos aprender?

Son casos muy diferentes. En ecommerce Murcia casi va por delante de Valencia, con empresas que compiten con Amazon. Detecto alineamiento entre los agentes. Y es interesante que los empresarios tradicionales apuesten por invertir en innovación para transformarse.

¿Es partidario de diversificar la actividad o recomienda especializarse en los sectores fuertes de cada región?

En lo que eres bueno, hay que especializarse. En lo demás, depende de que encuentres una oferta atractiva, pero ese elefante blanco no suele ocurrir. Es una combinación de elementos de mercado y por eso es difícil forzar una diversificación de mercado hacia otro sector. Me apalancaría sobre los activos existentes.