Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
La Innoteca lanza el Concurso de Inventores Senior: "Proteger el invento es decisivo para venderlo"

La Innoteca lanza el Concurso de Inventores Senior: "Proteger el invento es decisivo para venderlo"

La experta Almudena Abellán cree que la nueva Ley es más estricta, pero advierte de que plataformas de venta, como Amazon, ya exigen el registro de marca

Un sistema para tocar la flauta sin posar los labios en el instrumento. Una copa menstrual con alerta de llenado. Una tabla de surf con ruedas. Una papelera que recoge las servilletas de papel. Son solo algunos de los inventos que han pasado por el escrutinio de Ipitec, la agencia especializada en propiedad industrial e intelectual, creada en 2018 y que ya ha cumplimentado más de 60 patentes.

"En época de pandemia, se ha reactivado la inventiva", asegura la fundadora de Ipitec, Almudena Abellán. Según su experiencia, "la innovación nace de una necesidad", por lo que en un tiempo de limitaciones no es raro que "la mayoría sacara productos para la venta 'online' y se pusiera a pensar en cómo mejorar y adaptar sus productos".

De hecho, en el año 2020, la mayoría de los proyectos que analizó para su registro respondían a usos relacionados con la Covid, desde la flauta sin soplar -por el temor a los contagios por aire- a artilugios para mascarillas.

"Nacen nuevos productos. Mueren otros", asegura Abellán, que lanza a través de La Innoteca, una aceleradora de la creatividad, el primer Concurso Nacional de Inventores Senior. Le precede el Concurso Regional de Jóvenes Inventores, con un creciente número de participantes y de centros educativos.

INVENTAR DESDE DENTRO

"Todos los inventos que nacen en el seno de una empresa, son usados", explica Abellán sobre el sentido más práctico de los inventores senior. Cree que "los jóvenes son más idealistas, generan ideas más disruptivas, mientras que los senior crean lo que ven que hace falta". Por eso tiene fe en que "sus inventos van a tener viabilidad en el mercado". Con el Concurso Nacional de Inventores Senior pretende "incentivar la creatividad, pero también dar a conocer la inventiva", sobre todo de los murcianos, a quienes la experta considera "emprendedores, creativos e innovadores".

No todos los inventos que llegan al concurso están destinados a salvar vidas, pero sí facilitan el día a día. Herramientas para quirófano, dispositivos que mejoran el vuelo de los helicópteros..."Hay gente pensando constantemente", se asombra aún Almudena Abellán. Aumentan los inventos para el sector agroalimentario y para el de la salud. "En el ámbito de la restauración también hay marcas, aunque tienen más dificultades", explica la especialista.

FOMENTAR LA INVENTIVA

Hay inventos que perduran, y otros que pasan, como los trenes por las estaciones. La obsolescencia se impone en la era de los cambios, y unos objetos son devorados por otros nuevos.

"Algunos duran una moda, como el 'palo selfie', pero otros tienen una parte sentimental que hace que se queden con nosotros para siempre", explica Abellán. El libro de papel -al que auguraban su fin-, las fotografías Polaroid, los discos de vinilo, el ventilador, la fregona, los cierres de velcro, la olla exprés o el pintalabios, entre otra multitud de objetos supervivientes, se mantienen en la vida cotidiana desde hace décadas, mezclados con otros milenarios, como la rueda, la cuchara, el martillo o el libro. Para Abellán, "el mejor invento de la historia son las gafas", que hace siglos nacieron en una forma rudimentaria y sumamente incómoda.

Lo que ha cambiado poco es el alma del inventor. "Es muy idealista, a veces poco objetivo y necesita que lo traigan a la tierra. Son genios con capacidad de ver el futuro y, muchos tienen conocimientos en nichos muy concretos", explica la especialista. También señala que "mujeres inventoras hay pocas, pero entre los jóvenes, la mayoría son mujeres". Para fomentar la inventiva, con La Innoteca imparte talleres en los colegios e institutos, de donde han salido ideas luminosas en forma de variantes del limpiaparabrisas o un nuevo 'tipex' para evitar los censurables borrones en los deberes escolares.

PROTEGER LO INVENTADO

"Vivimos en la era de las copias", advierte Abellán. "Estamos muy expuestos a que alguien haga un producto similar, por eso hay que protegerlo", indica. La experta asegura que "el sistema español ha fortalecido mucho los procedimientos, que pide más requisitos y el dictamen es más exigente, porque busca defender las patentes fuertes".

Por eso el proceso previo es fundamental. "Tenemos que hacer una búsqueda de viabilidad técnica, porque si ya lo han puesto en el mercado, no lo puedes patentar, de ahí la importancia de registrarlo cuanto antes", afirma.

Colaboradora con el Servicio Peral, del INFO, para el asesoramiento e información empresarial sobre patentes y marcas, la agencia Ipitec se ha especializado en el proceso técnico que ayuda a lograr la protección de una buena idea.

La experta advierte de que la primera resistencia suele estar en el propio inventor. "No le dan suficiente importancia porque creen que el sistema no les va a garantizar la protección, pero el problema surge cuando los copian y no pueden defenderse", expone.

Otro punto de inflexión lo han generado plataformas de venta como Amazon, que ya exige el registro para incorporar un objeto a su escaparate. "La protección es el 10% del éxito del producto", afirma la empresaria, aunque puede ser decisivo para la continuidad en el mercado. Y si se trata de exportar, aún más. Abellán recuerda que "los derechos de propiedad industrial son territoriales. Si vas a venderlo fuera, puede que haya otra marca similar y no te dejen venderlo". "Si vas a exportar, hay que invertir en el estudio previo a ese producto", recomienda.

PARA SABER MÁS...

- EL CONCURSO NACIONAL DE INVENTORES SENIOR tiene abierto el plazo de inscripción hasta el 14 de enero de 2022 para mayores de 50 años. Solo hay que entrar en la web de La Innoteca y leer los requisitos. El premio, de 1.700 euros, cubre los gastos para registrarlo en la Oficina de Patentes y Marcas, más su mantenimiento durante los cuatro primeros años.