Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
Los sombreros murcianos de Montesinos Vilar coronan los mercados de lujo en Francia, Inglaterra y Dubai

Los sombreros murcianos de Montesinos Vilar coronan los mercados de lujo en Francia, Inglaterra y Dubai

Inés Fernández Soriano es la primera sombrerera española que recibe el premio del Dubai World Cup, un destino con potencial para sus creaciones tras la misión comercial organizada por el INFO

La exclusividad lucha con el reconocimiento en el universo del lujo. La sombrerera murciana Inés Fernández Soriano, cofundadora junto a su hermana Lola de la firma Montesinos Vilar, ha logrado coronar las testas de privilegiados invitados a las carreras de caballos de Royal Ascot, la cita social británica donde es posible codearse con los duques de Cambridge, o de las francesas de Chantilly, otra de las alfombras verdes más 'chic' del planeta.

A pesar de que el mismísimo Príncipe Carlos de Inglaterra felicitó a una invitada por su sombrero -creado en Caravaca de la Cruz-, la artesana reconoce que "nuestro nombre es desconocido", aunque ya tienen puntos de venta en París y en Dubái.

A través de una misión comercial organizada por el INFO a la lujosa ciudad de los Emiratos Árabes, donde ya contaban con un cliente, la firma murciana ha ampliado su proyección en un mercado "que aprecia la calidad y adora el trabajo artesanal", afirma Fernández Soriano.

El pasado marzo se convirtió en la primera española que recibe un galardón de la Dubái World Cup en el fastuoso hipódromo Meydan. Montesinos Vilar mereció la Mención de Honor al Sombrero más Creativo y el primer premio al Outfit más Completo.

La artesana va labrando su prestigio al cauteloso ritmo que moldea sus rafias y sedas para los tocados. "Vendo un sombrero, aparto el IVA y reinvierto en buen material. Somos autónomas y hemos apostado todo en nuestro proyecto", explica la artesana.

ARTESANÍA DE ALTA GAMA: LUCES Y SOMBRAS

Flores elaboradas pétalo a pétalo con buriles, plumas teñidas al punto, chisteras de perfecto corte son valores de la artesanía de alta gama, sector con luces y sombras en el que crece la firma murciana. Según un estudio realizado por KPMG, en colaboración con Círculo de Fortuny sobre la artesanía en España, a pesar de la enorme capacidad de generar valor en múltiples ámbitos -empleo, fijación de población, sostenibilidad con los recursos, gancho turístico e imagen para el país- su valor agregado bruto (VAB) cayó un 5% en los últimos cuatro años.

La artesanía agrupa en torno a 64.000 empresas -1,9% del total del tejido empresarial y un 37,4% de la industria manufacturera- y emplea a unos 213.000 trabajadores en España. Contribuye a la economía nacional con 6.049 millones de euros (2019), lo que equivale al 0,54% del PIB y al 4,9% del PIB de la industria manufacturera.

El informe señala la dispersión normativa en el sector, en contraste con países como Alemania, donde funcionan planes y programas de actuación conjuntos. En Francia, el número de empresas artesanas duplica al registrado en España.

"Falta visibilidad y valoración de la artesanía en España", observa Fernández, quien nota "una depreciación del trabajo que se hace con las manos".

MURCIA SE CUBRE CON ESTILO

"Quedan pocos artesanos en la Región", afirma Inés Fernández. La Comunidad Autónoma aglutina 203 profesionales, 153 empresas y 20 asociaciones. Cuentan con tres centros de artesanía (Murcia, Cartagena y Lorca). La sombrerería sigue siendo minoritaria: tan solo cinco artesanos del Gremio regional se dedican al arte de cubrir cabezas con estilo. Esa exclusividad no es del todo lesiva para este subsector tan especializado que elabora piezas únicas de alto valor. La tendencia a adquirir objetos estimables, que se conviertan en legado familiar, ha sido potenciada por la pandemia y por la creciente conciencia de comprar piezas duraderas frente a la insostenible compra compulsiva.

"En Murcia se instaura cada vez más el sombrero, en parte por el calor y por la llegada de turistas extranjeros que los usan", explica la artesana. La influencia andaluza del sombrero también se deja notar.

Su gusto por las materias primas de calidad y los tintes naturales revalorizan cada pieza. "La gente quiere buenos productos, que perduren en el tiempo, que pueda legarlo a mis nietas, igual que puedes llevar un tocado de tu abuela", señala la artesana.

Además de sus creaciones especiales para las carreras de caballos, a Inés Fernández le piden que restaure los catites -sombrero andaluz de copa cónica- del Grupo Folklórico La Seda, o los cordobeses curtidos en el Rocío.

EL ADN DE AQUELLA SOMBRERERA EN PARÍS

París se ha convertido en el principal mercado de Montesinos Vilar. De esa otra ciudad y de otro tiempo, procede el eco de su tradición familiar, aunque la sombrerera murciana comenzó moldeando tocados sin conocer la historia de su tatarabuela, María Dolores Ruiz Echevarría.

"Desde pequeñas, nos llevaron con sombrero o boina, era una tradición materna, y yo un día empecé a hacer trabajos para las bodas de las amigas. Hice una formación sobre la elaboración de sombreros, empecé a vender de manera profesional y, cuando logramos algo más de notoriedad, nos dijeron que ese era el oficio de nuestra bisabuela", relata Inés Fernández.

Aquella sombrerera murciana del siglo XIX conoció a Françoise Vilar, un exportador de tejidos que llegó a la Región atraído por las fábricas de seda que lograron un auge inesperado ya en el siglo XVII, cuando los agricultores comenzaron a cultivar moreras de forma masiva después de que dos judíos murcianos importaron de Italia las técnicas de la industria sedera.

Tras casarse con el comercial francés, la sombrerera se instaló en París, donde el éxito de sus creaciones animó la animó a abrir su propia tienda.

UN TOQUE 'LIMÓN' A LO ATEMPORAL

"Nos diferencia nuestro toque español", se enorgullece la artesana. "Nos gusta el estilo inglés, que trabaja tan bien las plumas, pero introducimos un toque de color, la dulzura de la primavera, y siempre alguna flor que recuerda a la huerta de Murcia", explica.

La defensa a ultranza de sus tradiciones y productos, tanto en Francia como en Inglaterra, no ha cerrado las puertas al trabajo escrupuloso de Montesinos Vilar. "Nos hemos hecho un hueco, a pesar de que confían tanto en sus propias marcas, pero saben apreciar el buen oficio, una buena horma, una composición de calidad, un sinamay -tejido calado empleado en sombrerería- de alta costura, flores moldeadas a mano, pistilos trabajados...entonces te aceptan".

Han establecido colaboraciones con talleres de firmas de alta costura francesa y se han colado en el universo atemporal del canon clásico de Fabergé. Dos de los trabajos de la sombrerera murciana permanecerán en el museo del joyero ruso en Alemania con el distintivo de la Región de Murcia.

PARA SABER MÁS...

LAS MISIONES COMERCIALES DEL INFO sirven de guía, asesoramiento y acompañamiento a los exportadores murcianos para aprovechar las oportunidades de negocio. La sombrerería Montesinos Vilar participó en marzo de este año en la feria Maison ¬Objet 2022 de París. Puedes informarte del calendario de misiones y ferias internacionales en las que participa el INFO en la página web.